Reseña del libro: «CONSEJOS PARA UN BUEN GOBIERNO: CARTA DEL IMAM ‘ALI (P) A SU GOBERNADOR MALIK AL-ASHTAR»

Consejos para un buen gobierno

Por Abdul Karim Huzman

He oído al Santo Profeta (BP) decir: “Aquella nación o gobierno donde los derechos de los desposeídos, necesitados y oprimidos no son protegidos, y donde las personas importantes y poderosas no se les fuerza a satisfacer esos derechos, no puede alcanzar la salvación” (P. 31).

El Imam ‘Ali (P) goza de tener un lugar especial en el corazón de cada musulmán, su manera de vivir, su figura se convierte en el camino indudable a seguir. Se sabe y la historia lo confirma que el Imam no solo se destacó por ser un magnifico guía espiritual, sino que además su sabiduría abarcaba los ámbitos de la política y la administración pública. Sus consejos han servido de guía para todos aquellos buenos gobernantes en la historia, cuya única intención ha sido la de encaminar a sus pueblos por la senda de la rectitud y la justicia. Y, precisamente esto es lo que vamos a ampliar.

La carta del Imam ‘Ali a su gobernador Malik Al-Ashtar es un documento incluidos dentro de los dichos y escritos del Imam, contenidos en el Nahyul Balagha. Considerada por su gran valor literario. La carta es dirigida a Malik Al-Ashtar cuando fue designado como gobernador de Egipto. Esta carta contiene un gran número de consejos e instrucciones para el éxito de un gobierno islámico y la edición que hemos decidido presentar esta organizada en cuatro partes fundamentales. La primera parte, una introducción y la segunda, tercera y cuarta parte, es el desarrollo de guías e instrucciones sobre el manejo del gobierno.
Primera Parte: Introducción, es el capítulo más corto de este documento y brevemente nos empieza a desarrollar el papel de Malik en la tierra, como musulmán y como gobernador, sus deberes y obligaciones como líder.

Segunda parte: Instrucciones concernientes a las acciones justas en los asuntos del Estado. En esta parte apreciaremos los consejos sabios del Imam a Malik y de cómo este debe prepararse para recibir un gobierno. ¡Malik! No debes de olvidar jamás, que tú gobiernas para ellos, el Califa gobierna sobre ti y Dios es el Señor Supremo sobre el Califa (P. 11). Así mismo aconseja al nuevo gobernador a ser bondadoso y que jamás adopte una postura egoísta, no se debe dejarse arrastrar por la arrogancia y la vanidad. Nunca digas: “Yo detento la autoridad, doy órdenes, y debo ser sumisa y humildemente obedecido”. Porque tal pensamiento te trastornará y te hará vanidoso y arrogante, debilitará tu fe en la religión y te hará buscar otro poder distinto que el de Dios. (P.12). También sobre la importancia de elegir funcionarios bien guiados y el error de escoger a aquellos que se destacaron por ser los cómplices de los gobiernos tiranos y corruptos, así como el buen acompañamiento de personas piadosas y honestas, que deben se ser de entera confianza y se les debe designar las más grandes responsabilidades. Es muy importante dice el Imam, estudiar con los sabios y los hombres de conocimiento. Tus peores ministros, serán aquellos que han sido ministros de los gobiernos tiranos y opresores que te antecedieron; aquellos que fueron partícipes de atrocidades y salvajes crueldades cometidas por sus gobiernos (P. 15).

Tercera parte: Las distintas clases de hombres. En esta parte, el Imam explica a Malik que hay distintas clases de hombres, divididos en clases y grupos, a su vez cada uno merece un trato justo a sus necesidades, el ejército, los comerciantes, funcionarios y la clases más baja, lo pobres. Los pobres pues merecen tratárselos con sumo cuidado dice el Imam. El Señor Misericordioso ha dispuesto la forma y medios para mantener y proveer a los sectores más pobres y cada una de estas clases tiene este derecho sobre el Gobierno del Estado: que se provean al menos de las mínimas necesidades para su bienestar (P. 19). De igual forma, aconseja sobre lo que interesa de la recaudación de impuestos y rentas, pues en el gobierno islámico esta recaudación es demasiada alta que asfixie y no deje prosperar a su población. Siempre debes de tener en cuenta la prosperidad del contribuyente, esto es más importante que el impuesto en sí,…(P. 25). ‘Ali, advierte a Malik en reiteradas ocasiones sobre la importancia de tratar bien a los pobres, por velar por su condición y sobre la obligación del gobernantes en escucharlos y fijar momentos específicos para escuchar y atender sus necesidades.

Cuarta parte: órdenes y prohibiciones para el mejor provecho de Malik Al-Ashtar. Esta es la última parte de las cuatros en que se ha organizado este documento, contiene los últimos consejos, órdenes a cumplir del nuevo gobernante. El nuevo gobernante, bajo él corre la responsabilidad del éxito de su pueblo. Adivierte a Malik de fijar horas de trabajo para atender quejas y necesidades de su pueblo, responder la cartas que le son enviadas, el gobernante debe de brindar un discurso directo, sin ambigüedades que se puedan prestar para falsas interpretaciones. Trátalos cortésmente, escucha con respeto y cordialidad sus quejas, y si te ves forzado a rechazar sus demandas, entonces recházalos de tal manera que tu rechazo pueda agrandarles tanto como sus asentimientos (P.32). El Imam aconseja de no brindar privilegios a familiares y amigos, debe alejarse de aquellos que solo buscan favorecerse de su posición. Así mismo, debe cumplirse a calidad las promesas que son realizadas, la administración de justicia y el cuidado de no tomar decisiones muy apresuradas.

Así pues, culmina nuestra presentación de esta espléndida obra, de inmenso valor en el islam y de gran admiración por no creyentes. Sin duda, esta es la guía que todo buen gobernante debe seguir y así mismo el éxito de una nación está garantizado incluso si se aplicará estos consejos a gobiernos no musulmanes. Básicamente, esta lectura es un deber que hemos de cumplir. Sobre la edición, cuenta con una excelente presentación, la calidad ortográfica es buena, aunque en futuras ediciones puede superarse y arreglar ciertos detalles. Por lo demás, nos encontramos complacidos en esta grandiosa lectura.

Abdul Karim Huzman
San Salvador, El Salvador

Relacionado